divendres, 13 de novembre de 2009



Per en Julio Rivera.

Fa uns dies vaig rebre una noticia que  em torna molt sovint al cap.
És d'aquelles coses que et deixen un regust d'injustícia.
Fa uns anys vaig estar uns dies a un poble de El Salvador,
 és diu Nueva Trinidad , i allà vaig conèixer a una persona que per mi és la imatge del que seria un 
exemple a la lleieltad  de pensament.
M'explico.
És una comunitat de refugiats salvadorencs que, degut a la guerra, al pillatge i als assassinats dels militars,van haber de fugir i viure a Mesa Grande     ( Honduras).
Al tornar al Salvador, és van establir a on van poder, al mig de les muntanyes,sense aigua corrent ni llum,
va passar el temps i poc a poc van poder adaptar el poble a les necessitats bàsiques.
Quan jo vaig estar-hi ja tenien aigua i llum, però les mancances eren moltes,
No vull parlar dels voluntaris que van estar i estan, de les ONGS que ajuden amb el que poden,i de tanta i tanta gent que amb la dignitat i el respecte del salvadorencs, treballen per una vida més justa.
Vull parlar d'en Julio, amb ell vaig compartir moltes xerrades i moltes cerveses a casa seva, i em va demostrar 
que era un home de principis, que degut als problemes que van tenir a Mesa Grande, van saber organitzar-se,fer comitès, fer reunions i programar dins la més obsoluta austeritat, tot el que comporta el funcionament de un camp de refugiats.
Sempre amb el posat tranquil, veu pausada i amb una rialla que esborrava tot el patiment sofert, explicava la seva manera de ser, de pensar, del seu anti-capitalisme, del respecte a la gent gran, de la seva fe, dels seus projectes per millorar la vida en un lloc amb molta pobresa.
Per ell, vull posar aquí un apunt de la seva vida, amb tot el respecte que li tinc.

La noticia amb ve per  correu electrònic. 

Us ho explicaré per parts, és un xic llarg i crec que així serà millor.

us ho  escric tal com ho he rebut, crec que que així també serà millor.

primera part.

25 al 27 de marzo de 2009
Tribunal internacional para aplicar la Justicia Restaurativa.

Testimonio de Julio Rivera,superviviente de la masacre del rio Sumpul

Masacre del rio Sumpul  Mayo de 1980.
Nosotros no pedimos venganza ni pena de muerte para los actores materiales e intelectuales de tanto crimen, sencillamente estamos pidiendo que se haga justicia, que se estabezca la verdad.

14 de mayo de 1980, tropas del Destacamento Militar número 1 de Chalatenango, la Guardia Nacional y elementos de ORDEN ejecutaron una de las masacres más emblematicas de la guerra salvadoreña. En el rio Sumpul, decenas de salvadoreños y salvadoreñas fueron asesinados. La mayoria eran niños, niñas , mujeres , ancianos y ancianas que intentaban huir hacia Honduras, pero el ejercito de ese país les bloqueo el paso. Aunque se intentó negar el hecho, testimonios como el de Julio Rivera, que perdió lo que quedaba de su familia en la masacre, dan cuenta de las atrocidades cometidas. Veintinueve años después, Julio contó ante el Tribunal Internacional para la aplicación de la justicia restaurativa en el Salvador, lo ocurrido entonces.

Quiero empezar saludando a este honorable tribunal. Como han dicho antes, por primera vez en 29 años se nos brinda la oportunidad de ser escuchados y al tenerla nos sentimos útiles y valorados, sentimos que se les está dando el lugar que se merecen la víctimas y nosotros, los supervivientes. Mientras nosotros luchamos y trsbajamos para reivindicar a las víctimas, otros quieren borrarlas y están dispuestos aponer todos los dólares que sean necesarios para tachar esta história, para que las víctimas queden olvidadas así és que reitero mis agradecimientos para todos y todas.

Mi nombre es Julio Ernaldo Rivera Guardado, hoy tengo 37 años, pero en el año de la masacre tenia 7. Soy el único superviviente de una famila. Todos fueron asesinados por esta guerra cruel e injusta.

El 16 de enero de 1980 fue asesinado mi primer hermano, el más querido. Tenia 13 años. Era con el que jugaba, con el que peleaba, con el que iba a dejar la comida a i mi padre cuando estaba trabajando en el campo. A él lo mató la Guardia Nacional de las Vueltas con tres disparos con una arma llamada G-3 y también con la ación de agentes paramilitares de "Orden" que con tres machetazos le volaron la cabeza. Uno de los actores principales de esa acción era hasta hace poco, el alcalde del municipio de las Vueltas por parte del partido ARENA, uno de los peores errores ya que un criminal de esa talla no deberia ejercer cargos públicos en lo que le quede de su vida.

El 11 de marzo de 1980 fue asesinada mi madre junto al resto de mis hermanos. Ahí me quede botado en la quebrada, completamente desamparado. Una señora me recogió, me llevó a su casa y me escondió porque el jefe de los paramilitares se enteró de que yo habia sobrevivido y él habia dicho: mi misión es no dejar semilla de esa familia. Efectuó tres nuevos operativos de casa en casa para matarme y así complir con sus amenazas contra la familia Rivera. Yo tenia siete años nada más.

Antes habian corrido la misma suerte mis dos tias.Habian sido violadas y torturadas. Las arrastraron por una calle empedrada y posteriormente les quitaron la vida. El 14 de mayo, en las Aradas del Sumpul, otros trece miembros de mi familia fueron asesinados. Ya estaba muerta mi madre, mis tias y todos mis hermanos, solo sobrevivian mis primos, pero los mataron en esa masacre del rio Sumpul y así se acabo toda mi familia, veinte miembros brutalmente asesinados sin ser guerrrilleros, eran personas de la población civil.
Mi mamá era miembro del Comité de Presos Políticos y Desaparecidos y el delito del resto de mis hermanos y de mi família era pertenecer a la Unión de Trabajadores del Campo (UTC). que luchaban pacíficamente tomándose la catedral, haciendo concentraciones y marchas aquí, en San Salvador, para pedir salarios justos, respeto a la vida y a los derechos humanos. Así acabó toda mi família. Quando veo a los que tienen familiares en los Estados Unidos u otros paises y que les llaman por teléfono, no puedo menos que sentir un poco de envidia y decir ¿porqué en el cielo no habrá teléfono?, todos tienen esa oportunidad, todos tiene ese gusto de que suene y recibir esa llamada de su pariente que está en otro país, solo a mi no hay quien me llame.
Voy a contarlo todo lo que pueda recordar de la masacre. A mis siete años fui previligiado porque pude pude pasarme el rio Sumpul con mi padre unos dias antes. El 13 de mayo Las Aradas ya estaba militarizada. Esta es una zona que se presta estratégicamente para un crimen porque está rodeado completamente de serranías y por el otro está el rio enfurecido. Ese dia me encontraba en territorio hondureño, en una aldea que se llama San Jose. Entre el lugar de la masacre y la aldea solo está el rio, por lo tanto, escondido al otro lado, en una pequeña altura detrás de los arboles, con mi padre i otros hermanos hondureños pudimos ver y escuchar con precision todo lo que estaba sucediendo.

Quiero ratificar que esto fue un complot muy bien montado y previamente planificado por el govierno Salvadoreño y el Hondureño. Por el Salvador tuvieron participación activa el Destacamento Militar número uno, La Guardia Nacional y la Fuerza Aerea.
Una de las acciones de esta última fue destruir un puente hamaca que unia a los dos territorios, para que ningún Salvadoreño pudiera salvar su vida utilizandolo.

Los elementos paramilitares de Orden también participaron activamente porque ellos sabían identificar todos los lugares donde las víctimas se podían refugiar, donde se podian  esconder. Ellos también incursionaron en territorio Hondureño, se unieron con soldados de ese país para identificar a los que estabamos refugiados y asi expulsarnos. Fue así como el ejercito Hondureño, unos dias antes de la masacre, lanzó un tremendo operativo de búsqueda de salvadoreños; casa por casa, montaña a montaña, quebrada a quebrada y a punta de fusil, con golpes , empujones e insultos a los que estabamos en ese território éramos capturados, traídos a la fuerza y lanzados a El Salvador. Una de las consignas de los soldados hondureños era "fuera  guanacos, a achar pulgas  a su territorio" si no saben que son pulgas, es un pequeño insecto que está en los perros y los cerdos. Asi éramos tratados por el ejercito hondureño.

- recordo quan vaig ser allà, vaig veure el riu Sumpul i vaig sentir unes veus interiors que imploraven  justícia.

- La fotografia és d'un mural que hi havia pintat a una paret i representava la salvatgeria del riu Sumpul.



 

4 comentaris:

  1. Hola Pep. Sempre dic que a la política li fa falta una mica de poesia. Quan dic poesia no em refereixo als rodolins que jo faig de tant en tant sinó a la que hi ha al teu bloc. Poesia i compromís, això és el que m'agradaria transmetre al meu bloc que, tal i com deixo molt clar a la seva definició, té una vocació eminentment de propagació de les meves idees polítiques. Fas un bon bloc, et felicito.

    ResponElimina
  2. Un testimoni d'uns fet aclaparadors.

    ResponElimina
  3. He hagut d'entrar unes quantes vegades... sempre entro massa ràpid per a poder llegir tot això. Finalment ho he fet. Realment aclaparador.

    ResponElimina
  4. Gràcies, a vosaltres.
    Manel, el teu bloc també està molt bé, el vaig
    seguint,

    Kweilan, gràcies per llegir-ho

    Carme, pots entrar quan vulguis i sempre que tu puguis, gràcies per ser aquí.

    ResponElimina